La Plata: ¿Su precio es una burbuja?