Lo peor de la crisis todavía está por llegar…